Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestras Condiciones de Uso.
martes, 17 de septiembre de 2019  
PRESENTACIÓN SERVICIOS ESPECIALISTAS MÉTODO DE TRABAJO LABORATORIO HEMEROTECA SEDES RRHH
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
Cómo hacer un cuaderno particional en una sucesión
La acción de rescisión por lesión en la partición de la herencia
La importancia de computar las donaciones en la sucesión del donante
Cómo proteger en su testamento a un descendiente incapacitado
Cómo evitar problemas entre el viudo y los herederos del fallecido
La tramitación de la sucesión, paso a paso
La falta de acuerdo de los sucesores en la partición hereditaria
Posible responsabilidad de los coherederos tras la partición
La dificultad de desheredar a un legitimario y sus consecuencias
El impago de la prima no libera al asegurador del deber de indemnizar
Revocación del testamento
Posibilidades de defensa de la legítima por parte del heredero forzoso
La omisión de bienes en el reparto de la herencia
Negativa de uno de los herederos a la venta de la vivienda heredada
Tributación de los excesos de adjudicación en herencias
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
Bonos convertibles en acciones: falta de información
Los productos estructurados como inversiones financieras complejas
Valores Santander: comercialización incorrecta y vías de reclamación
Participaciones preferentes: responsabilidad de entidades financieras
Ir a Laboratorio >>
Impugnación de testamento por falta de capacidad del testador

Según el Código Civil español, podrán hacer testamento todos aquellos a quienes la Ley no lo prohíbe expresamente. En este sentido, el propio Código señala que se hallarán incapacitados para testar: a) los menores de 14 años (el requisito de la edad asciende a los 18 años, en el caso del testamento ológrafo); y b) quien habitual o accidentalmente no se hallare “en su cabal juicio”.

El testamento es el documento donde una persona designa quiénes habrán de ser los sucesores en su patrimonio a partir del momento en el que el testador fallezca (véase nuestro artículo El testamento como manifestación de las últimas voluntades). Sin embargo, como hemos apuntado, no toda persona se halla legalmente habilitada para testar. El primero de los requisitos no plantea ninguna polémica, dado el carácter objetivo de la edad mínima del testador. En cambio, en torno a la exigencia de encontrarse en su cabal juicio surgen enormes controversias, ya que la capacidad se presume, mientras que la incapacidad para testar debe ser cumplidamente probada por quien la alegue: en caso de apreciarse falta de capacidad, el testamento será nulo de pleno derecho.

El momento en el que debe valorarse la capacidad del testador es, precisamente, el del otorgamiento del testamento (durante todo el acto del otorgamiento), pues nuestro Código Civil considera válido el que se haya efectuado antes de la “enajenación mental”. En este sentido, si una persona pierde la capacidad después de haber hecho testamento, éste conservará su plena validez.

En aras a garantizar que el testamento contiene de manera fiel las últimas voluntades de su autor, el Notario está obligado a asegurarse de la capacidad legal del testador (y los testigos –cuando existan- procurarán cerciorarse de la presencia de dicha capacidad). La capacidad que se requiere para testar no es otra que la que resulte suficiente para entender y querer el negocio jurídico testamentario (capacidad natural), por lo que no bastará el mero umbral de conocimiento que únicamente permite mostrar su asentimiento y rubricar al testamento. Así pues, el Notario no admitirá el otorgamiento del testamento de una persona que presente alteraciones psíquicas que modifiquen el normal funcionamiento de la facultad de querer.

Para que un testamento sea nulo por falta de capacidad del testador, no es imprescindible que éste se halle judicialmente incapacitado, sino que resulta suficiente con una anomalía psíquica o un trastorno transitorio suficientemente grave para provocar que no se halle “en su cabal juicio” en el preciso momento del otorgamiento del testamento. Aunque el Notario haya apreciado suficiente capacidad para testar, puede impugnarse el testamento si se considera que el testador carecía de ella al otorgarlo, si bien es cierto que el juicio favorable del Notario supone una presunción muy sólida de capacidad para nuestros Tribunales: exigen que quien impugne el testamento pruebe claramente la falta de capacidad del testador al otorgarlo, a través de informes médicos concluyentes.

Si el testador se hallaba judicialmente incapacitado, y la sentencia de incapacitación no se pronunció sobre su capacidad para testar, el Notario designará dos médicos que previamente lo reconozcan –antes y durante el otorgamiento- y autorizará el testamento sólo cuando éstos respondan de su capacidad. Aunque este dictamen médico ad hoc no constituye una prueba irrebatible, en la práctica judicial se le confiere un valor muy consistente y resulta arduo combatirlo.

La doctrina mayoritaria y alguna sentencia (por ejemplo, Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de mayo de 1994) entienden que aunque la sentencia de incapacitación prohíba expresamente hacer testamento, el judicialmente incapacitado sí podrá testar si el Notario recaba el informe favorable de dos facultativos, que se responsabilicen de la capacidad del testador: el acto de testar es personalísimo, y la sentencia de incapacitación no puede arrebatar de forma absoluta la facultad de hacer testamento, ya que cabe otorgarlo en intervalos lúcidos.

Si se encuentra usted afectado por alguna de las situaciones descritas en este artículo, como interesado en la nulidad del testamento o bien en la vigencia del mismo, UNIVE Abogados le brinda la posibilidad de recibir un asesoramiento personalizado a través de su Departamento de Derecho de Sucesiones y Planificación, que se encuentra integrado por un excelente grupo de Profesores Universitarios y Letrados especialistas en materia sucesoria.

¿Tiene algún problema o alguna duda que podamos resolverle?
Formule su consulta y le orientaremos gratuitamente
Consulta
Email:
Nombre:
Teléfono:
Dirección:
Poblacion:
Provincia:
GRUPO UNIVE SERVICIOS JURÍDICOS SL le recabará los datos necesarios para poder responder a la consulta formulada y poder solicitarle información relacionada en caso de ser necesario. También le informamos de sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición, incluida la oposición a decisiones individuales automatizadas, así como el ejercicio de derechos ante la autoridad de control. Política de privacidad
VOLVER ATRÁS >>
Grupo Unive (menciones legales) · Política de Cookies · info@unive.es · 900 103 382 · Horario de Atención Comercial de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:00 · Versión Móvil