Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestras Condiciones de Uso.
martes, 27 de octubre de 2020  
PRESENTACIÓN SERVICIOS ESPECIALISTAS MÉTODO DE TRABAJO LABORATORIO HEMEROTECA SEDES RRHH
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
Bonos convertibles en acciones: falta de información
Los productos estructurados como inversiones financieras complejas
Valores Santander: comercialización incorrecta y vías de reclamación
Participaciones preferentes: responsabilidad de entidades financieras
Ir a Laboratorio >>
Valores Santander: comercialización incorrecta y vías de reclamación

Los Valores Santander son un producto financiero complejo que fue comercializado de tal forma que los clientes no eran conscientes de su verdadera naturaleza ni de las importantes pérdidas que la adquisición de estos podía suponerles. Tras la histórica multa de cerca de 17 millones de euros impuesta a Banco Santander por la CNMV -confirmada por el Tribunal Supremo en 2018- como consecuencia de las irregularidades cometidas en la comercialización de este producto, así como la creciente jurisprudencia favorable a los afectados por el mismo, las posibilidades de recuperar las pérdidas sufridas se han incrementado notablemente.


Banco Santander financió la adquisición de la entidad financiera holandesa ABM Amro a través de la comercialización de estos bonos convertibles, denominados “Valores Santander”. En un corto lapso de tiempo, y aprovechándose de la confianza que los clientes tenían depositada en una gran entidad con el prestigio del Banco Santander, así como del desconocimiento de la mayoría de los compradores ante la escasa y falsa información proporcionada por la entidad, se logró una gran comercialización del producto, mayoritariamente entre clientes minoristas. Dichos clientes, ahorradores, y con escasos conocimientos financieros, difícilmente podrían hacerse una idea de las condiciones de convertibilidad del producto y de los riesgos que sus ahorros podríansufrir si la OPA sobre el banco holandés llegaba a producirse, como así sucedió finalmente.


La mala praxis llevada a cabo por la entidad en la comercialización de este producto ha quedado reflejada en multitud de sentencias favorables a los clientes minoristas, que consideran que Banco Santander debió informar con precisión e intensidad –y no lo hizo- de que si la acción bajaba ello tendría un importante costes para él; que tal bajada resultaba perfectamente posible (como el tiempo demostró); que el actor tanto podía ganar como perder; y que si la acción Santander bajaba mucho, perdería mucho; y que la esencia del contrato no era la de percibir un interés, sino otra muy distinta: arriesgar, de manera que si la acción subía, el cliente ganaba, y si bajaba, perdía (y si bajaba mucho, perdería mucho). 


Con esta estrategia de omisión informativa, Banco Santander logró “colocar” 7.000 millones de euros entre particulares minoristas sin previa experiencia inversora que, tras la operación de adquisición de la entidad financiera, vieron cómo sus ahorros fueron canjeados en acciones a un precio mucho mayor (12,96 euros por acción) que el de cotización en el momento del canje (5,74 euros al cierre del primer día de cotización de las nuevas acciones).


Aunque su comercialización se remonta al año 2007, la posibilidad de que los perjudicados puedan resarcirse de las pérdidas sufridas por la adquisición de estos aún se mantiene abierta, mediante la acción de indemnización por los daños y perjuicios causados, basada en el incumplimiento por parte del Banco Santander de los deberes contractuales de asesoramiento asumidos en la comercialización de los Valores objeto de controversia.


No obstante, la posibilidad de ejercitar esta acción finaliza el próximo 28 de diciembre de 2020, por lo que, como mínimo, resulta aconsejable interrumpir este plazo de prescripción mediante una reclamación extrajudicial, que permitirá al inversor disfrutar de un nuevo plazo de cinco años para el ejercicio judicial de la acción en caso de no instarla antes de tal fecha.


En Unive Abogados le ofrecemos la opción de interrumpir el plazo de prescripción de tu acción personal de manera completamente gratuita, rellenando el formulario que figura a continuación:

Datos del asunto:
Entidad
Inversión
Año de adquisición
Datos del afectado:
Particular Empresa o Sociedad
Email*:
Nombre:
Teléfono:
Dirección:
Poblacion:
Provincia:
GRUPO UNIVE SERVICIOS JURÍDICOS SL le recabará los datos necesarios para poder enviarle el presupuesto solicitado y poder solicitarle información relacionada en caso de ser necesario. También le informamos de sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición, incluida la oposición a decisiones individuales automatizadas, así como el ejercicio de derechos ante la autoridad de control. Para más información consulte la Política de privacidad.
¿Tiene algún problema o alguna duda que podamos resolverle?
Formule su consulta y le orientaremos gratuitamente
Consulta
Email:
Nombre:
Teléfono:
Dirección:
Poblacion:
Provincia:
GRUPO UNIVE SERVICIOS JURÍDICOS SL le recabará los datos necesarios para poder responder a la consulta formulada y poder solicitarle información relacionada en caso de ser necesario. También le informamos de sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición, incluida la oposición a decisiones individuales automatizadas, así como el ejercicio de derechos ante la autoridad de control. Política de privacidad
VOLVER ATRÁS >>
Grupo Unive (menciones legales) · Política de Cookies · info@unive.es · 900 103 382 · Horario de Atención Comercial de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:00 · Versión Móvil