Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestras Condiciones de Uso.
martes, 17 de septiembre de 2019  
PRESENTACIÓN SERVICIOS ESPECIALISTAS MÉTODO DE TRABAJO LABORATORIO HEMEROTECA SEDES RRHH
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
La importancia de computar las donaciones en la sucesión del donante
La dificultad de desheredar a un legitimario y sus consecuencias
El testamento como manifestación de las últimas voluntades
Posibilidades de defensa de la legítima por parte del heredero forzoso
Revocación del testamento
La acción de rescisión por lesión en la partición de la herencia
La omisión de bienes en el reparto de la herencia
Negativa de uno de los herederos a la venta de la vivienda heredada
Negativa de la aseguradora al pago del seguro de vida
Tributación de los excesos de adjudicación en herencias
Beneficios fiscales de heredar una empresa familiar
La importancia del Protocolo Familiar en la empresa familiar
Facilidades en el pago del impuesto sobre sucesiones y donaciones
Sucesión de empresa familiar dedicada al arrendamiento de inmuebles
Reducción de empresa familiar en Impuesto de Sucesiones y Donaciones
Pago del Impuesto de Sucesiones
Utilidad del protocolo familiar en la gestión de empresas familiares
Partición de herencia
Aceptación y repudiación de herencias: opciones de los herederos
La planificación sucesoria como medio de protección patrimonial
Derecho sucesorio: algunos problemas que plantea la legítima
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
Bonos convertibles en acciones: falta de información
Los productos estructurados como inversiones financieras complejas
Valores Santander: comercialización incorrecta y vías de reclamación
Participaciones preferentes: responsabilidad de entidades financieras
Ir a Laboratorio >>
Cómo evitar problemas entre el viudo y los herederos del fallecido

En el Código Civil español se contempla la figura de los “legitimarios” o herederos forzosos. Entre ellos, destaca el cónyuge viudo del fallecido, cuyo derecho de legítima deberá ser obligatoriamente respetado en la sucesión del causante, y puede dar lugar a situaciones de “incomodidad”, fricción, conflicto o colisión entre dicho viudo y los demás herederos. Desgraciadamente, esta inconveniente situación se presenta con frecuencia en la realidad práctica de las regiones de nuestro país donde resulta aplicable el régimen de legítimas dispuesto por el Código Civil español.

Según el sistema establecido por dicho Código, cuando el fallecido estuviera casado –y no separado-, el cónyuge viudo deberá recibir un usufructo vitalicio sobre una porción del caudal hereditario; la fracción varía en función de si concurre a la sucesión con descendientes del causante (el usufructo recaerá sobre 1/3 del patrimonio), con ascendientes del mismo (sobre 1/2 del patrimonio) o si no existen tales parientes (sobre 2/3 del patrimonio).

Como consecuencia de su derecho de legítima, el cónyuge viudo no será propietario de la concreta porción que le corresponde, sino que únicamente tendrá el uso y disfrute de la misma hasta el momento en el que fallezca. Por lo tanto, durante el tiempo que dure tal usufructo, sobre la porción usufructuada por el cónyuge viudo concurrirán tanto su derecho como el de otros sucesores, pues la “nuda propiedad” pertenecerá a éstos. En definitiva, pese a que dichos sucesores son “propietarios” de esa parte del patrimonio hereditario, carecerán de las facultades de usar y disfrutar de ella, que corresponderán al viudo.

Este escenario origina múltiples conflictos, inconvenientes y tensiones entre los herederos y el cónyuge viudo del fallecido, ya que los primeros serán propietarios, pero no podrán usar y disfrutar esa parte del patrimonio, ni recibirán compensación o renta alguna por ello. La situación resulta todavía más problemática si la esperanza de vida del cónyuge viudo es amplia, ya que potencialmente la “incomodidad” se prolongará ampliamente en el tiempo.

Con el propósito de facilitar la erradicación de estas posibles disputas y desavenencias, el Código Civil dispone que los herederos pueden satisfacer al cónyuge viudo su parte de usufructo, asignándole una renta vitalicia, los productos de determinados bienes, o un capital en efectivo. Se trata de la conocida como “facultad de conmutar”, que libremente pueden ejercitar los herederos, sin que el viudo pueda tomar la iniciativa, ni oponerse a la conmutación adoptada por aquéllos, ni tampoco a la elección del medio de pago por ellos efectuada. Únicamente es necesario el acuerdo con el cónyuge viudo en relación con la valoración de su derecho y con la concreción de los bienes destinados a satisfacerlo, a efectos de proteger sus intereses (si no hay acuerdo, decide el Juez).

Por su parte, el cónyuge viudo únicamente goza de la facultad de conmutar en un supuesto: cuando concurra a la sucesión con hijos que lo sean sólo del fallecido, y no del viudo (habitualmente, hijos de una relación anterior del causante). Si el viudo quiere evitar tener un usufructo sobre bienes y derechos pertenecientes a los hijos de su difunto cónyuge, con los que quizás no tenga una relación fluida, podrá exigir que su derecho de usufructo le sea satisfecho, a elección de los hijos, asignándole la plena propiedad sobre un capital en dinero o sobre un lote de bienes hereditarios. Los herederos no pueden oponerse a esta decisión del viudo, si bien el importe del dinero o la composición del lote de bienes y derechos que se le entregará deberá decidirse de mutuo acuerdo; en caso contrario, la determinación de lo que se entregará en plena propiedad al viudo se adoptará por decisión judicial.

En las dos hipótesis expuestas, si se va a proceder a la conmutación el usufructo que corresponde al cónyuge viudo, es imprescindible contar con un minucioso y preciso asesoramiento legal, no sólo por la complejidad que esta operación entraña, sino también por las importantes lesiones que pueden fácilmente causarse en los derechos de cualquiera de las partes afectadas. Por este motivo, UNIVE Abogados pone a su disposición su Departamento de Derecho de Sucesiones y Planificación, formado por un magnífico equipo de especialistas, donde se integran Profesores Universitarios y Letrados, que podrán asesorarle tanto si es usted el cónyuge viudo como si es uno de los herederos afectados por la conmutación del usufructo.

¿Tiene algún problema o alguna duda que podamos resolverle?
Formule su consulta y le orientaremos gratuitamente
Consulta
Email:
Nombre:
Teléfono:
Dirección:
Poblacion:
Provincia:
GRUPO UNIVE SERVICIOS JURÍDICOS SL le recabará los datos necesarios para poder responder a la consulta formulada y poder solicitarle información relacionada en caso de ser necesario. También le informamos de sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición, incluida la oposición a decisiones individuales automatizadas, así como el ejercicio de derechos ante la autoridad de control. Política de privacidad
VOLVER ATRÁS >>
Grupo Unive (menciones legales) · Política de Cookies · info@unive.es · 900 103 382 · Horario de Atención Comercial de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:00 · Versión Móvil